Neurociencia Afectiva y Social – 9 Estrategias para Mejorar el Aprendizaje de nuestros Estudiantes (Parte I) | Infografía

[1] El aprendizaje ocurre cuando un individuo tiene un cambio relativamente permanente en el comportamiento, la cognición, la función cerebral, las habilidades o el conocimiento como resultado de las experiencias. Durante las últimas dos décadas, los avances en neurociencia han revolucionado la forma en que pensamos sobre la conexión entre el aprendizaje, las emociones y el cerebro. Ahora tenemos una amplia evidencia de que las emociones y el aprendizaje están inextricablemente conectados. Sabemos que “sentimos, luego aprendemos” (Immordino‐Yang & Damasio, 2007)

Así entonces, el aprendizaje está formado por nuestras experiencias. Las experiencias son causadas por estímulos externos que son percibidos por nuestros sentidos y comunicados a nuestro cerebro para su procesamiento. Sin embargo, el trayecto de nuestra experiencia no es tan simple, para llevarlo a la práctica, es necesario diseñar actividades auténticas y personalmente relevantes capaces de establecer una conexión emocional con la tarea o el tema que es objeto de la clase.

Ahora que sabemos que las emociones tienen un papel fundamental en el aprendizaje, la entrada “Neurociencia Afectiva y Social – 9 Estrategias para Mejorar el Aprendizaje de nuestros Estudiantes (Parte I)” sugiere algunas estrategias basadas en lo afectivo y lo social para mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje aprovechando para tal fin, el impacto de las emociones positivas.

¡Tome nota!

Neurociencia Afectiva y Social - 9 Estrategias para Mejorar el Aprendizaje de nuestros Estudiantes (Parte I)

Neurociencia Afectiva y Social – 9 Estrategias para Mejorar el Aprendizaje de nuestros Estudiantes (Parte I)

#1 Capturar la atención.

[2] Los profesores pueden aprovechar las emociones para capturar la atención de los estudiantes al presentarles actividades o métodos novedosos que les resulten interesantes (Chen & Wang & Yu, 2017). Por ejemplo, un estudiante durante una clase de ciencias prestará más atención a una actividad que apele al diseño de un experimento o en su defecto el maestro usa personajes científicos o de ficción para presentar y/o desarrollar un tema.

Haival. (2020). EXPERIMENTOS FÁCILES PARA NIÑOS / ACTIVIDADES PARA HACER EN CASA CON TUS HIJOS / HAIVAL [Video]. Retrieved from https://youtu.be/w_o0hUiZdVA

Cambiar esporádicamente el entorno físico del aula o la rutina de la clase también es otra gran manera de enfocar la atención. [3] La distribución del espacio se debe rediseñar para que el estudiante tenga más protagonismo. Una de las maneras de hacerlo es dividiendo el espacio en diferentes zonas de aprendizaje. De esta manera se fomentan las pedagogías activas, se estimula el rendimiento académico de los alumnos y se fomenta también la educación a partir del aprendizaje (Ramli & Ahmad & Masri, 2013).

Madridiario. (2017). La revolución llega al aula: el espacio como tercer educador [Video]. Retrieved from https://youtu.be/TAEhXERNFow

Los profesores pueden aprovechar las emociones para capturar la atención de los estudiantes al presentarles actividades o métodos novedosos que les resulten interesantes.

#2 Promover el compromiso afectivo.

[4] Los lazos afectivos con la escuela pueden promover un aprendizaje más profundo y un mayor compromiso con los procesos de aprendizaje (Christenson & Reschly & Wylie, 2012). [5] Para motivar a los estudiantes y fortalecer el compromiso afectivo, los maestros pueden utilizar estrategias que fomentan la interacción social, el aprendizaje cooperativo y la construcción de comunidades (Krause, 2005).

Por ejemplo, [6] para promover la interacción social en una clase de literatura un maestro puede formar parejas de estudio y pedir a los estudiantes que compartan un libro que haya cambiado su vida o la forma de percibir el mundo. De lo que se trata, es de cambiar la clásica actividad de “leer y contar” convirtiéndola en una actividad más personal. Este tipo de actividades no solo promueven la interacción social, sino que también fortalecen las relaciones entre los alumnos a medida que se conocen a nivel personal (Jones, 2009).

Pensiero Producciones. (2015). Interacción social – Cerebro en Acción – TECNÓPOLIS TV [Video]. Retrieved from https://youtu.be/MOTQFywp604

[7] Los profesores también deberían considerar el aprendizaje cooperativo. Por ejemplo, un profesor de matemáticas puede dividir a los estudiantes en grupos de dos o tres y asignar diferentes hojas de trabajo a cada estudiante. Después de que los estudiantes completen la hoja de trabajo, pueden reunirse y turnarse para explicar los ejercicios que resolvieron al resto del grupo y escuchar a un compañero explicar los suyos (Finn & Zimmer, 2012).

Pedagogía Digital. (2021). Aprendizaje Cooperativo y Colaborativo [Video]. Retrieved from https://youtu.be/WKfz0FqRRNY

Por otro lado, [8] un maestro puede promover la construcción de una comunidad entre los alumnos, dentro de la escuela y con la comunidad en general (Dixson, 2015). Por ejemplo, un maestro puede diseñar una feria temática donde los estudiantes expliquen los conceptos del curso a través de películas populares para ellos o crear eventos no académicos como una versión de un campeonato de Quidditch basado en la saga de Harry Potter.

EducatPals. (2018). Comunidades de aprendizaje ¿Qué son y en qué consisten? [Video]. Retrieved from https://youtu.be/wz3HjTDS1Ao

Por último, las actividades de aprendizaje-servicio también son una excelente manera de construir una comunidad sólida de aprendizaje ya que este tipo de actividades unifican el aprender de los estudiantes con situaciones reales que suceden más allá de las aulas.

AprendemosJuntos. (2018). Cuando lo que se aprende en la escuela mejora tu barrio. Juan de Vicente, profesor [Video]. Retrieved from https://youtu.be/nF6AS9Q8Khk

Los lazos afectivos con la escuela pueden promover un aprendizaje más profundo y un mayor compromiso con los procesos de aprendizaje.

#3 Promover la autonomía.

[9] A nadie le gusta tener que hacer algo solo porque no tenemos otra opción. Ser forzado a hacer algo no promueve emociones positivas y no conduce al aprendizaje. Para promover un sentido de autonomía, permita que sus estudiantes tengan opciones reguladas (Stefanou & Perencevich & DiCintio & Turner, 2004).

Por ejemplo, brinde a los estudiantes opciones para elegir proyectos de clase, asigne un trabajo de investigación específico y permítales elegir el tema que más les interese de una lista preestablecida. También puede dejar que elijan la forma de presentarlo (un estudiante puede querer hacer una presentación con diapositivas, mientras que otro puede querer hacer un video.) Puede variar esta estrategia dejando que los estudiantes tengan opciones con respecto a los temas, los materiales que usarán, los tipos de proyectos que desarrollarán y los libros que leerán.

También puede optar por construir la lección con sus alumnos. Puede comenzar con una idea clara de los temas y objetivos que deben alcanzarse y trabajar con sus alumnos para proponer actividades que les permitan explorar dichos temas, Otra manera, es presentarle a sus alumnos un esquema de la lección y trabajar con ellos para crear un mapa mental colaborativo que aborde los contenidos a desarrollar.

inspiraTICs. (2021). Aplicación del Modelo Integral de Transición Activa hacia la Autonomía (MITAA) [Video]. Retrieved from https://youtu.be/p9gpjWSNYws

Para promover un sentido de autonomía permita que sus estudiantes tengan opciones reguladas.

#4 Regular los desafíos.

Por lo general, los seres humanos nos sentimos motivados frente a un desafío. Sin embargo, cuando se nos desafía demasiado podemos funcionar no muy adecuadamente. Tenga esto en cuenta durante la planeación de sus lecciones y desafíe a sus alumnos a un nivel adecuado. Es importante diseñar actividades que sean un desafío para los estudiantes, pero no tan desafiantes como para que los estudiantes se sientan abrumados.

Para regular el desafío, puede tomar una tarea compleja y dividirla en partes más pequeñas y manejables. Por ejemplo, un proyecto de investigación puede dividirse en sub partes, cada una de las cuales vale un pequeño porcentaje de la calificación. Los estudiantes pueden entregar cada parte por separado, recibir comentarios hasta alcanzar el resultado o producto final.

De manera similar, puede hacer esto con actividades en clase dividiendo una actividad de laboratorio en actividades separadas que los estudiantes realizan en diferentes días. También puede utilizar esta estrategia para adaptar las actividades y evitar exámenes de alto riesgo que puedan estresar y/o abrumar innecesariamente a los estudiantes.

En este sentido, el método del micro aprendizaje puede ser una opción viable para abordar esta estrategia. Micro aprendizaje es definido en términos de [10] momentos o episodios especiales de aprendizaje que utilizan contenidos o tareas especiales dentro de pequeñas etapas (Hug, 2009).

Es importante mencionar que [11] no se trata solamente de dividir el contenido en partes, sino más bien de una estrategia en la cual, estas unidades de aprendizaje divididas funcionan con un solo propósito y son parte de una imagen completa de aquello que se pretende aprender (Molina & Romero, 2010).

Estudon. (2018). Que es Microaprendizaje en detalle [Video]. Retrieved from https://youtu.be/4gIDu-B4jXE

Otra de las formas de “graduar” los desafíos académicos tiene que ver con diseñar objetivos de aprendizaje tomando en cuenta las habilidades cognitivas de los estudiantes. Para ello, quizás el marco más popular es [12] la Taxonomía de Bloom -la cual- por su estructura permite establecer actividades reguladas bajo un enfoque “de menos a más” sin que necesariamente el estudiante tenga que empezar por el nivel más básico (Armstrong, 2016).

Investigar es fácil. (2021). Taxonomía de Bloom para objetivos generales y específicos [Video]. Retrieved from https://youtu.be/jJVa8JD0WTw

Es importante diseñar actividades que sean un desafío para los estudiantes, pero no tan desafiantes como para que los estudiantes se sientan abrumados.

Hoja Electrónica para Crear Objetivos de Aprendizaje.

Hoja Electrónica para Crear Objetivos de Aprendizaje.

Esta herramienta brinda al docente la oportunidad de propiciar y asegurar un aprendizaje significativo, identificar rápidamente los puntos débiles y fuertes de sus estudiantes en cada nivel de aprendizaje, lograr que sus alumnos avancen y aprendan a su propio ritmo, entre otras utilidades.

Referencias

  • [1] Immordino‐Yang, M. H., & Damasio, A. (2007). We feel, therefore we learn: The relevance of affective and social neuroscience to education. Mind, brain, and education.
  • [2] Chen, C. M., Wang, J. Y., & Yu, C. M. (2017). Assessing the attention levels of students by using a novel attention aware system based on brainwave signals. British Journal of Educational Technology.
  • [3] Ramli, N. H., Ahmad, S., & Masri, M. H. (2013). Improving the classroom physical environment: Classroom users’ perception. Procedia-Social and Behavioral Sciences.
  • [4] Christenson, S. L., Reschly, A. L., & Wylie, C. (Eds.). (2012). Handbook of research on student engagement. Springer Science & Business Media.
  • [5] Krause, K. (2005). Understanding and promoting student engagement in university learning communities. Paper presented as keynote address: Engaged, Inert or Otherwise Occupied.
  • [6] Jones, B. D. (2009). Motivating students to engage in learning: the MUSIC model of academic motivation. International Journal of Teaching and Learning in Higher Education.
  • [7] Finn, J. D., & Zimmer, K. S. (2012). Student engagement: What is it? Why does it matter?. In Handbook of research on student engagement (pp. 97-131). Springer, Boston, MA.
  • [8] Dixson, M. D. (2015). Measuring student engagement in the online course: The Online Student Engagement scale (OSE). Online Learning, 19(4), n4.
  • [9] Stefanou, C. R., Perencevich, K. C., DiCintio, M., & Turner, J. C. (2004). Supporting autonomy in the classroom: Ways teachers encourage student decision making and ownership. Educational psychologist.
  • [10] Hug, T., & Friesen, N. (2007). Outline of a microlearning agenda. Didactics of Microlearning. Concepts, Discourses and Examples, 15-31.
  • [11] Molina, J. M., & Romero, D. (2010). Ambiente de aprendizaje móvil basado en micro-aprendizaje. Rev. Iberoam. de Tecnol. del Aprendiz., 5(4), 159-166.
  • [12] Armstrong, P. (2016). Bloom’s taxonomy. Vanderbilt University Center for Teaching.

Recursos para seguir aprendiendo sobre neurociencia afectiva:

  1. Neuroeducación – Los 4 Principios Básicos de la Maduración Cerebral y Desarrollo Cognitivo
  2. Neuroeducación para Docentes – 12 Principios de Garnett para Fortalecer el Aprendizaje
  3. 4 Funciones de la Neurociencia Educativa
  4. 3 Argumentos Neuroeducativos que Guían los Procesos de Enseñanza Aprendizaje
  5. Programación Neurolingüística – Procesos Mentales
  6. Neuroeducación – 10 Claves para Impulsar el Aprendizaje

Mejores Materiales para el Aula del Siglo XXI

  1. Tutorial Un Minuto de Escritura – Cómo Aplicarla en la Enseñanza en Línea (Nuevo)
  2. Un Minuto de Escritura – Una Efectiva Técnica de Evaluación Centrada en el Pensamiento y la Mejora del Aprendizaje (Nuevo)
  3. Constructivismo – 7 Posters para Impulsar la Mejora de la Enseñanza (Nuevo)
  4. La Máquina del Tiempo – Una Divertida Actividad para Fomentar La Escritura Creativa (Nuevo)
  5. Kit para Redactar Objetivos de Aprendizaje
  6. Kit para Formular Competencias

Más materiales: AQUÍ

Anímate y déjanos un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: